29 junio 2008

Bodas, bodorrios y demás: Primera parte


¿Qué nos pasa a las mujeres con las bodas? ¿Por qué tenemos esa fascinación por los vestidos blancos, las flores y los zapatos de raso? Los hombres en cambio son distintos, no se pasan meses preparando una boda, no pasan tantos nervios, no se preocupan tanto...
A lo mejor, los cuentos que hemos oído de pequeñas sobre princesas dejaron en nosotras una huella imborrable en nuestro subconsciente, y es que hasta la más pintada se derrite con el concepto "nupcial" (conozco casos que claman al cielo, yo misma para empezar). Estos días estoy inmersa en preparativos (uf cómo suena) y con las orejas bien abiertas a todo lo que suena a nupcial y boda (el Vogue Novias se ha convertido en mi libro de cabecera, patético).
El viernes pudimos ver dos conceptos diferentes de novia: la niña bien y la chica de barrio. Casi lloro cuando ví acorralada a la Esteban por sus vecinas, espachurrándola, cegada por su velo de dos vueltas (ahí patinó, ya no está para velo). En cambio la retoña de Bono estuvo bien protegida por agentes de seguridad y no la metieron la alcachofa en los morros. Las dos fueron muy guapas (qué topicazo) en su estilo (esta semana cae el Hola fijo) pero la diferencia de clase se nota.
Ayer sábado asistí a una boda en el palacio de la Magdalena para tomar notas y casi lloro, pero de tristeza. Una ceremonio sobria, seria y aburrida y 15 invitados, duró 5 minutos... También ví a otras novias con sus vestidos pululando con sus familiares (el tema de invitados lo tocaré otro día). Cada boda es única, aunque... ¿a cuántas hemos ido que nos han parecido igualicas?¿Cuántas horas invertidas en tiendas, boutiques, lencerías, zapaterías, imprentas, degustaciones, floristerías...? El mundo nupcial y todo lo que le rodea es un mundo subrrealista, onírico, lleno de contextos dignos de mentar. Te agota, te idiotiza, pero no deja de ser increíblemente fascinante. Todo para un día que pasa como la brisa de verano, sin darnos cuenta...
Continuará...

5 comentarios:

enigmala dijo...

No se qué decirte... no me gustan las bodas, al menos las tradicionales, ni como protagonista ni como invitada. Me parecen cargantes, agobiantes e increiblemente aburridas.

Anónimo dijo...

Yo iba a celebrar una boda-Campestre-Barbacoa/Asado...era original, pero la novia se escapo, debió de ser que le gustaban mas las bodas mas tradicionales. Y recuerda, lo importante no es la imagen o las fachadas, sino el sentido de la ceremoria, dos personas que se quieren. Bsos.

Miguel Fitzroy dijo...

El del Post de antes era yo, ke me lio con esto.

Cafeína dijo...

Yo nunca he sido de las q sueñan ir vestidas de princesas ni con una boda 10. De hecho nunca quise casarme (nótese la forma verbal utilizada). En fin...

¿Te casas?

Bicos

Miss Underground dijo...

Cafeina, pozí, me caso y estas cosas del mundo nupcial pican mi curiosidad mucho. En ello estoy, el 12 de julio va a ser para mí un día inolvidable. Cruza los dedos para que haga bueno en el norte de Españaaaaaaa...

Bicos prenupciales a tod@s