02 agosto 2009

Volver, volver, vooolveeerrrrrr...

Todo viaje tiene su principio y final, como la vida misma... ¡Qué efímero es el tiempo cuando se está en buena compañía y hace sol :-)! Las vacaciones pasan tan rápido que hay que saborearlas todo lo que se pueda. Esta vez he hecho muchas fotos, porque me doy cuenta de que mi memoria cada vez es más frágil (prometo hacer pases caseros con bizcocho incluído), aunque las mejores fotos son las que se quedan en nuestras retinas y aparecen en los peores momentos, refrescando nuestra alma.

¡Qué decir de lugares tan bellos como Bérgamo, Verona o el lago Garda! Simplemente que hay que ir a verlos, con la mirada limpia de un niño, con los nervios que nos asaltan ante lo desconocido. Italia merece varios viajes, pero hay que tomársela con calma porque si no abruma.Viajando por Europa me doy cuenta de mi desconocimiento sobre España, en éste y en otros mucho temas soy una analfabeta integral. Así que tendré que poner remedio a esta circunstancia, lo único que no sé ni cómo ni cuándo... A veces los mejores viajes surgen de repente ¿no?

Estaré con los ojos y orejas abiertas para ver qué es lo que me ofrece el Universo.

3 comentarios:

Doctor Spawlding dijo...

Y yo que todavía no me he ido a ningún sitio. En fin, a ver como se porta agosto. dulce vuelta

ana de la robla dijo...

Bienvenida... Que el regreso no sea demasiado duro. Besote.

Miss Underground dijo...

Gracias, Doc hay que despejarse y cambiar de aires... Ana, el retorno siempre es duro, pero gracias por los ánimos ;-)