15 enero 2008

Nuevos blogs, nuevos aires

Últimamente estoy muy vaga blogísticamente hablando, y es que tengo una de esas temporaditas en las que no se me ocurren cosas que contar. Es lo que tiene cambiar de trabajo, que al principio tienes que ponerte al día y eso cuesta,como la Fama,y a veces lo pagas con sudor...



En fin, que sí, que estoy vaga, pero eso no quita para que mi curiosidad deaumbule por la red buscando nuevos blogs a los que engancharme. Os comentaré mis últimas adquisiciones de mi particular blogcindario:



Perez Hilton (http://perezhilton.com/) el azote de las estrellas y celibrities nada se le escapa, es perfecto para alimentar a esa arpía que tod@s llevamos dentro.La pena es que está en ingles y a veces da mucha pereza leerle.



El frágil tejido de la realidad (http://noeortega.blogspot.com/) es un blog muy personal del poeta cántabro Noé Ortega, escudriña por la ciudad y hace suyos eso pequeños detalles que marcan la diferencia. Una mirada limpia e inteligente sobre todo lo que nos rodea. ALtamente recomendable.



Talla 40 (http://talla40.blogspot.com/) imprescindible para las que no saben lo que es comprarse algo de la talla 38. Muy buenas ideas contadas de una manera original.



Y por último, y no por ello menos importante, mi querido Ese ha vuelto a la blogosfera, y es que cariño, te echábamos de menos. Su blog diariodemomentos queda en un segundo plano (que nunca se sabe) y a apartir de ahora podemos disfrutar de http://diariodecontextos.blogspot.com/. Un blog imprescindible, con esa manera tan especial de decir las cosas que tiene uno de mis presentadores de televisión favoritos. Te estábamos esperando y por fin te tenemos aquí...



Seguiremos en la blogosfera en busca de blogs que merezcan la pena... ¿Alguna sugerencia?

1 comentario:

EsE dijo...

Qué placer, hermana, ser un invitado de honor en tus historias y en tu blogcindario. Antes o después volver era el destino de unas letras perdidas que reclamaban a gritos de silencio su redención. Y claro, todo llega, hasta este frío que nos traspasa los poros y nos deja sin posos de nosotros mismos. Pero como somos aquí seguimos y sobran las palabras para explicar esta sensación de reencuentro, de regreso con sentido, de expiación a la causa... Qué decir. Contigo siempre. Love to love.