07 abril 2008

Alone again, naturally


Los términos soledad y crisis me han estado persiguiendo toda la semana aunque de momento no los sufra o padezca.

Hablando a principios de semana con Ese sobre cómo estamos solos en el mundo yo le intentaba convencer de que eso no es así, que siempre hay alguien.

Después, terminé "Sputnik, mi amor" en el que la soledad compartida o no, es un planeta más sobre el que giran sus personajes, es un libro que aunque al principio no me atrapó luego ha dejado huella en mí.

El jueves tuve el placer de asistir al recital de una bella poetisa en el que el desamor y la soledad estuvieron presentes entre las mil rosas que allí había. Un animal herido que se mostró sangrante, hermoso y genial...¿Por qué somos más creativos cuando la soledad, el desamor y al crisis entra en nuestras vidas sin llamar? ¿La felicidad no es creativa? Tal vez.

La semana acabó ayer con "Donnie Darko", excelente y extraña película en la que una vez más descubrimos que morimos solos, "Live together, die alone".

Pero el descubrimiento de la semana que quizás resuma todo lo hallé en los cajones de mi antigua casa. Un escrito sin calidad, un vómito aliviador que ni recuerdo cuando lo escribí pero que se lo quiero dedicar a Ese, porque una temporada me sentí así:

Al final siempre estás solo.
Estás ahí, tú, con tu peor demonio.
Acabas rodeado de ese mundo
que te prometieron y no llega.

Piensas en tus amigos, en tu familia,
en la gente a la que has amado
y todo hace eco en tí.

La mierda que adorna tu vida
hoy no te llena.

No sabes qué hacer y cierras los ojos.

Tal vez mañana...

7 comentarios:

Bardamu dijo...

Love nos persigue! Alone again or. Sobre la soledad se ha escrito demasiado, tal vez en busca de compañía o complicidad, tal vez con cierto cinismo. Lo que me choca y me divierte más es lo que la gente está dispuesta a hacer para no sentirse sola.
Volviendo a Love: I think the people are the greatest fun

ESE dijo...

Agradezco el regalo y las lecciones que el desamor y la tristeza nos aportan en nuestra mochila de las emociones. Confío tanto en tu talento multidisciplinar, tienes que darte más y sin freno. Aprende de los descerebrados que piruetean sobre la inconsciencia. Llegan lejos porque derriban sus propios muros. Sigamos el ejemplo hasta el infinito y más allá. Te espero allí, aquí o donde haga falta. Besos desde mi isla desierta.

MAHOG dijo...

Por suerte yo estoy enamorada de mi soledad que, desde hace un año, es más redonda que nunca.
Ahora estamos en plena luna de miel, ella me quiere y yo la disfruto con ganas.
Más adelante ya se verá, es posible que nos aburramos la una de la otra, que peleemos y decidamos separarnos y buscar a otros. O puede que nos pase como a esas parejas de toda la vida, que siguen juntas siempre pero son más amigas que amantes.

Cafeína dijo...

La soledad es relativa, ya sabes, por eso de que te puedes sentir sol@ en una fiesta rodead@ de gente.
La tristeza ahonda donde la alegría, desde su cómoda posición, no llega. Digo yo que por eso es tan creativa.
B7s

Tha dijo...

La soledad es un toque de atención para decirnos que no estamos solos, siempre hay alguien, pero igual no es quien queremos jejeje.
Felices soledades, un beso.

Doctor Spawlding dijo...

Rayos! Parce que me has etado mirando por el agujero de una cerradura la última semana, me siento bastante identifcado con ese escrito.
Los demonios nunca nos dejan solos, es de las pocas cosas en las que puedes confíar

Miss Underground dijo...

Mi querido Bardamu, si nos persigue Love nos dejaremos alcanzar...

Ese, tu isla desierta está más poblada de lo que crees.

Mahog, enhorabuena por tu relación, me parece admirable y genial. No me extraña que les des miedo. ¡Ole, ole ole!

Cafeína, tendremos que estar incómodamente cómodos para seguir haciendo cosas, porque si no...

Tha,me encanta ese frase de "siempre hay alguien", es verdad, las soledades elegidas son las mejores, aunuqe sean para un ratito.

Doctor Spawlding, es cierto te he estado mirando esta semana y tus demonios seguro que son de lo más terrorífico jajajaja ¡Bienvenido al blog!