23 marzo 2008

Marzeando at home

Una fría tarde de marzo, entre amigos, después de una sobredosis de chocolate viene la hora de la verdad.
Dos chupitos, un tarot Marsella y comienza la tirada.
Una tirada muy bonita y con mucha luz.
Afuera frío, lluvia, caos, retornos, fin de vacaciones.
Dentro el calor de la amistad y del Jim Bean.
No hay nada como el hogar.

5 comentarios:

Bardamu dijo...

Huummm.... Parece un ritual vudú. Me apunto.

MAHOG dijo...

Jooooor! si llego a saber que el pitoniso de guardia iba a echar las cartas quizá me hubiera arriesgado frente a la lluvia y el granizo... quiero quiero quiero!!!

ESE dijo...

Me encanta dejarme caer por el olimpo del amor, donde lo mismo te arrancan corazones, confesiones, predicciones que te regalan sonrisas, letras, vestigios textiles... La miscelánea de lo social hecho dúo recomendable. Quién necesita viajar a resorts. Besos enmarzados.

Miss Underground dijo...

Bardamú, conoces bien estos rituales vudú...

Mahog, estabas invitada pero la pereza te pudo aunque lo entiendo, el día era terrible. Sabes que cuando quieras tendremos una buena sesión de tiradas tarotísticas.

Ese, gracias por venir a casa el otro día a cuidarme, los capítulos de SENY fueron reveladores jejejeje. Con amigos así da gusto, gracias por estar allí.

Tha dijo...

Absolutamente magnífica :)
Pero buena... buena... ¿el amor está en el aire?
Besooo