18 enero 2007

La noche del cazador

Bailaba para ti, sólo para ti,
el resto no importaba.
Desde la mesa me mirabas fijamente,
sabiendo el poder de tus ojos de brujo.
Quería perderme en ellos, en su noche.
Ya era tarde para retroceder,
lo habías conseguido y lo sabías.
Ahora eres mío.

1 comentario:

alialba dijo...

esta chulo.
me gusta.
si.
un mua