31 octubre 2005

Ácaros con calcetines


Un día de verano, a eso de las ocho de la tarde, te das cuenta que el otoño comienza a entrar de puntillas. Intentas no pensar en ello, hasta que una mañana tienes que dejar las chanclas en casa y buscar desesperadamente un par de calcetines y unos zapatos.............¡Horror! sales a la calle, llueve, sigue haciendo calor y empiezas a sudar tanto que hasta el paraguas se te resbala, estás perdid@ y no sabes qué hacer. Vas a trabajar y allí pasa de todo, pero de todo lo peor: el ordenador no te quiere, tu jefe te pide que conviertas el agua en gin kas, nadie entiende una palabra de lo que dices... Para completar la jugada un ataque de alergia se apodera de ti y te conviertes en una máquina de estornudar andante. Tu cara cambia y tu voz se transforma en la del primo resfriado de Constantino Romero. Un recuerdo asalta tu mente: tu cama calentita que abandonaste hace 12 horas. Deseas que el día acabe y que, para variar, acabe bien.

Cuando por fin consigues sortear todo tipo de desdichas rutinarias ya estás en casa, en tu refugio, quitándote los calcetines mojados y sudados... Apenas puedes esperar a meterte en la cama, cuando consigues llegar no puedes dormir y la imagen de tu playa favorita aparece en tu cabeza dentro de una señal de prohibido hasta el próximo año. Una lágrimita recorre tu mejilla y moja la almohada. Deseas con todas tus fuerzas poder volver a ponerte tu chanclas y flotar por esas calles soledas del centro, llenas de locos y de viento sur.

No llueve eternamente, o eso dicen...

4 comentarios:

kawaii dijo...

Hola Munduate!
Sí que es cierto, cuando te vas a poner los zapatos es cuando más notas el cambio de tiempo. Para todos ha sido un trauma este año. Muchas de mis compañeras de trabajo se resisten y siguen vistiendo con sus chanclas, sus pantalones pirata, y sus camisetas sin mangas. Cuando las miras, te responde con una mirada de a-mi-no-me-asusta-la-lluvia-y-qué. Y tú no puedes más que bajar la mirada y sentirte ridícula con tus calcetines que te oprimen los tobillos y la chaqueta a la que le falta un botón desde el invierno pasado.
En fin....
Kawaii

tu hermano dijo...

Saludos hermana mediática! Se echaba de menos una actualización del blog. Esto de tener una vida tan estresada no sé si es compatible con este diario. En cualquier caso, siempre es una delicia leerte y compartir tus pensamientos más profundos. Que eres una mujer de verano está claro, pero yo te veo igual de radiante todo el año. Aunque todo depende del cristal con que se miren las cosas, ya sabes. Mientras, que la lucha con los ácaros sea fructífera y puedas volver al tirante lo antes posible y no tener el pelo de gallina que con esto de la gripe aviar, los pollos locos seremos los humanos. Hasta pronto, besos.

malibur dijo...

Hola mi niña!!Ya sabes que yo los calcetines hasta la cintura!!jajajajaja!!Llega la época de gripes,alergias y demas virus,yo acabo de padecer uno este fin de semana pasado...que viva el verano!!Esperemos que Lorenzo y ese viento sur tan temido (pero que por mi tan deseado) se dejen sentir de nuevo en nuestras pieles!!Y si hace falta con chanclas y a lo loco!!Seré asidua de tu blog,me encanta!!I L U.muuuuuaaaaa!!

Miss Underground dijo...

Malibur una pena que no sigas con tu blog de fotos.... ¡Anímate y pen aquí el link!

Kawaii, pon el link de tu blog que creo que lo he perdido.

Besucos